Por muy tentador que sea pasarse en pijama todo el día mientras teletrabajas, porqué total, no me va a ver nadie, (síndrome del pijama, se llama), lo cierto es que quitárselo tiene una serie de consecuencias reales en nuestros procesos cerebrales.

El primer día te parecerá cómodo y bien, puede que el segundo también, pero después de una semana trabajando en casa, deja de ser idílico. 

Y es que, estamos de acuerdo, en qué no es necesario ponerse de punto en blanco para estar por casa... ¡pero un verás que vestirse durante el confinamiento tiene muchos beneficios!

1.    Quitar el “modo descanso”

Está comprobado que quitarse el pijama tiene consecuencias directas en nuestro comportamiento. Y es que la mente crea unos “modos de funcionamiento” como por ejemplo, el modo vacaciones, modo trabajo o modo pijama. Estos modos van asociados a ciertas situaciones como colores, ropa, temperatura…

Cuando trabajamos desde casa el nivel de estrés tiene vital importancia ya que es el que se necesita para activar capacidades como la concentración o la creatividad. De lo contrario, dejamos las cosas para después. Recrear las condiciones del “modo trabajo” que pueden ser por ejemplo vestirse con ropa parecida a la que llevaríamos en la oficina, ayuda a nuestra mente a enviar las señales necesarias para la actividad que vamos a realizar.

2.   Ayuda a la concentración


Evidentemente, quitarse el pijama es una de las cosas que puedes hacer, también se deben de mantener los hábitos previos que solíamos hacer antes de ir al trabajo: levantarse, hacer algo de deporte, desayunar, ducharse, etc… son acciones clave para ser más productivos.  Si nos levantamos y trabajamos en pijama no tendremos la misma energía y optimismo y nos costará mucho más adaptarnos al trabajo. Nuestra concentración disminuye y se nos acaban acumulando las tareas, por lo que nos obligamos a trabajar hasta tarde para compensar.

3.   Vístete y recrea el ambiente de trabajo

sitio de trabajo

En cierta medida, ayuda mucho recrear nuestro espacio de trabajo. Es decir, cosas como trabajar en una mesa, en vez de sentados en el sofá con el ordenador en nuestras piernas, nos ayudarán a buscar esa concentración. Cuánto más se pueda asemejar nuestro espacio de teletrabajo a nuestro espacio de trabajo real, mayor será nuestro nivel de concentración y creatividad.

4.   Los días ya no serán iguales

Otro de los beneficios de quitarse el pijama es que usar el mismo tipo de  ropa cada día, disminuye nuestra motivación y nos hace sentir que el tiempo pasa más lento y que vivimos una y otra vez el mismo día. Es fundamental también cuidar de nosotros. Trabajar en pijama un día puede estar bien pero el pijama es una prenda asociada al descanso.

5.   Ayuda a crear rutinas

to do list

Quitarse el pijama y vestirse cada mañana aunque no vayas a salir de casa es una acción importante en nuestro equilibrio. Se trata de una rutina diaria que nos ayuda mentalmente a no frustrarnos y a superar el aburrimiento. Mantenernos el pijama nos ayuda a la inactividad y a mantener un estado de ánimo represivo.

Para crear rutinas es importante elaborar un listado de actividades que nos gustaría hacer al día y un pequeño horario para planificar esas tareas que incluya un poco de todo: trabajo, actividad física, organización de la casa…. Aunque también es importante dejar cosas a la improvisación para hacer cosas que nos apetezcan.

¡Esperamos que estos 5 motivos sean suficientes para que ahora mismo te quites el pijama!